Cómo hacer lámpara con un libro

jueves, 10 de noviembre de 2011

Imprimir esta página
enviar correo
Hacer una lámpara de libro
¿Amas los libros? ¿Te gusta ser creativo y tener adornos originales en casa? Pues esta lámpara de libro de seguro es la opción perfecta. No es difícil realizarla, solo deberás tener un poco de paciencia y seguir al pie de la letra todas las instrucciones.
Lampara de libro Hacer una lámpara de libro
El primer paso será elegir el libro adecuado. Los mejores son los libros más antiguos que tenían la cubierta dura y, por supuesto, asegúrate que sea de los que tienen las páginas cosidas ya que así no se caerán.
Luego deberás cortar, con mucha paciencia, el lomo del libro dándole la forma de la imagen que se ve a continuación:
Cortar el libro Hacer una lámpara de libro
Después, deberás buscar una lámina de metal que te sirva de sostenedor de la bombilla. Deberás realizar algo parecido a lo que se muestra en la siguiente imagen:
Sostenedor Hacer una lámpara de libro
Luego insertarás esta lámina de metal en el lomo del libro. Normalmente este tipo de libro posee por dentro una ranura por lo que no será difícil hacer pasar la lámina de metal.
Montaje Hacer una lámpara de libro
Ahora, con un taladro (para hacer más rápido el proceso pero también lo puedes hacer a mano) realizarás dos agujeros en ambas esquinas del libro para después pasarles un hilo negro que será el responsable de que el libro se abra, una vez que está en la pared. Ten el cuidado de que el hilo sea lo suficientemente grueso como para sostener las páginas sin que estas se muevan demasiado.
Hilo Hacer una lámpara de libro
Luego, solo te falta colocar la bombilla, cuida que no supere los 15 Watt ya que así no se corre el riesgo de que queme las páginas del libro.
Bulbo Hacer una lámpara de libro
Ahora solo te quedará fijar la lámpara en la pared y distribuir uniformemente las hojas del libro.
Libro Hacer una lámpara de libro


2 comentarios:

  1. No me atrevería a hacerle eso a un libro D:

    ResponderEliminar
  2. Depende, hay unos libros que valen más como papel higiénico que la caca de su contenido.

    ResponderEliminar